fbpx

No importa donde esté, tu perro apenas escucha el sonido de un paquete de galletas y corre hacia a ti a pedirte un pedazito. Su carita, la más linda y manipuladora del mundo. ¿Tú que haces?

Si eres de los papás a quienes les gusta consentir a sus peludos seguramente no lo resistirás. Pero debes tener en cuenta que el hecho de que tu perro te pida comida todo el tiempo no quiere decir que realmente tenga hambre.

Hay muchas razones por las cuales algunos perros siempre pidan una golosina extra. El primer paso es entender cuál es la motivación de tu perro y luego decidir qué hacer. ¿Incrementar las cantidades? O ignorarlo?

Mira estos tips y toma tu decisión.

  1. Revisa las cantidades de su comida
    Ten como base el peso y que tan activo es tu peludo y mira la tabla del alimento que estás manejando a ver si la cantidad de comida es la recomendada para él.
  2. Programa una visita veterinaria
    revisión veterinaria
    Algunas afecciones médicas causadas por parásitos intestinales y otras como el hipotiroidismo, la diabetes y la enfermedad de Cushing, hacen que un perro sienta más hambre. El veterinario también te puede confirmar si la cantidad de comida que estás manejando está adecuada.
  3. Introduce más verduras y vegetales

    Las fibras de algunos alimentos como la zanahoria y  habichuela; y el cromo, un mineral que se encuentra en ingredientes como el brócoli y las batatas, ayudan a reducir el hambre sin generarle sobrepeso.
  4. Alimenta a tu perro con más frecuencia
    La alimentación de varias comidas pequeñas durante el día, en lugar de una o dos comidas grandes, puede ayudar a que tu perro se sienta más satisfecho.
  5. Distrae a tu perro
    Trata de alejar a tu perro de la sensación de hambre. En lugar de darle una golosina, llévalo a dar un paseo. Este es también un buen momento para trabajar ejercicios de entrenamiento. Además, ustedes pasarán más tiempo de calidad juntos. 

Ten en cuenta que pedir comida puede ser más una experiencia emocional que física. Un perro puede asociar golosinas con experiencias positivas con su dueño. 

6. Usa el deseo de comida como una oportunidad de entrenamiento
Los perros  motivados por la comida pueden ser más fáciles de entrenar porque tú sabes exactamente lo que quieren como recompensa.

7. No cedas ante una carita manipuladora
perro hambriento
Una vez que hayas confirmado que tu perro no sufre de ninguna enfermedad y que las cantidades de comida están bien es el momento de ajustar tu conducta como dueño responsable. 

No cedas ante la tentación de darle más comida de lo que necesita porque la sobrealimentación puede hacer que tu perro tenga más hambre y desarrolle obesidad.


Prueba Ancestor´s con tu perro

El alimento natural deshidratado y liofilizado de Ancestor´s es una opción sana para alimentar a tu perro, sin generarle sobrepeso. 

Además contamos con snacks sin conservantes ni saborizantes que son la golosina para recompensar a tu perro por su buen comportamiento o simplemente consentirlo.


Categorías: Blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp chat