fbpx

Cuando ya comienzan las celebraciones navideñas en nuestros hogares, debemos tener presente que en nuestra familia hay mascotas y que debemos pensar en cómo ellas se sentirán ante la llegada de personas que tal vez no están acostumbradas a recibir y compartir. 

Para que la interacción entre tus visitas y tu mascota termine de la mejor manera posible, ten en cuenta estos tres tips:

  1. La entrada de personas desconocidas debe ser cuidadosa. 

Si tu perro o gato es un animal sociable con las visitas, este consejo no lo necesitarás, pero si el animal tiene problemas con la entrada ya sea porque defiende su territorio o porque simplemente siente miedo, este tip te puede servir mucho.

En el caso de los perros es importante llevar a cabo las presentaciones fuera del territorio del animal. Luego, dentro de casa, es aconsejable que los visitantes den premios como refuerzo a su presencia, al comienzo colocándolos varias veces en el piso y cada vez más cerca. 

Con los gatos, la mejor estrategia es colocar comida y premios que sean muy llamativos en diferentes zonas de la casa y que refuercen su conducta social. 

2. La presencia de niños a la casa debe ser supervisada.
 

Los encuentros con niños dentro de la casa deben ser supervisados, se debe observar tanto la conducta de los niños como la del perro. 

Respecto a los niños debemos asegurarnos que su conducta no sea agobiante con las mascotas (acariciarlos bruscamente, gritar cerca, golpearlos o cogerlos sin aprobación del animal) y que los acercamientos le den espacio si el perro quiere alejarse.

Respecto a la conducta del perro debemos observar posibles reacciones relacionadas con ansiedad como lamerse los labios, bostezar o jadear. Estas señales corporales de los animales podrían indicarnos si se sienten confiados con la presencia de los niños o no. 

Algunos detalles nos podrían dar una guía si debemos permitir interacciones con los visitantes. ¿El perro se acerca con interés? ¿Es capaz de tener contacto visual con la visita? ¿Permite por su voluntad el contacto corporal? o ¿Simplemente da señales de evitación e ignorar?

Las respuestas a estas preguntas nos ayudarán a decidir si separarlos de los niños o permitir su compañía. 

3. Perros que temen a los ruidos fuertes necesitan un refugio.
Perros que tienen miedo a los ruidos fuertes necesitan un refugio.

¿Tu peludo presenta comportamiento de miedo o fobia por los ruidos tanto de afuera, como pólvora, o dentro de la casa como los cantos e instrumentos que van acompañando la novena?

Llévalo a un cuarto o su lugar de refugio mientras pasa la celebración y regálale un juguete de distracción como los Kong. En el caso de los felinos es importante no exponerlos u obligarlos a que compartan espacios que podrían ser amenazantes. Colocar un sonido ambiente que aísle un poco el que provoca miedo. 

En algunos casos si existe fobia, o se presenta problemas de agresividad es necesario visitar al etólogo para que se instaure un tratamiento adecuado al caso clínico.  

Recompénsalo y cálmalo, todo al tiempo

Recompensar y calmar a tu perro es posible con los snacks de Ancestor´s, sabor Pasiflora y Valeriana. Hechos con hígado de Res y reforzados con hierbas medicinales y calmantes, estos snacks son el regalito perfecto para tener en la casa.  

Dale a cada uno de tus visitantes una pequeña porción de snacks para que se la regalen a tu perro en el trascurso de la novena o noche buena. Con esta actitud evitas que tu perro coma comidas no apropiadas y además ayudas a que tu perro tenga una asociación positiva con tus familiares y amigos.

¡Cómpralo por COP 12,000 con entrega nacional incluida!

Lee también:

Cuál es la mejor forma de enseñar a mi perro 

Fuente:
Oscar Guevara 
MVZ Etólogo Clínico
Psicología Veterinaria

Categorías: Blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp chat